Crushed like a bug in the ground

jueves, noviembre 25, 2004

¡Mamá, mamá!

La madre estaba cocinando cuando la niña llegó a casa y se puso a hablar con ella. Tras un rato de monólogo, le pidió permiso para ir con sus amigas al cine esa tarde.
-¡Mamá, te digo que si puedo ir! ¡Mamá, mamá!
Por más que la madre no escuchara, en la cocina reflejada en el espejo del pasillo su difunta hija gesticulaba airada sin descanso.

1 hasta ahora:

Blogger El perro en el tejado siempre supo que...

Tenía razón quien me lo recomendó, es un cuento muy bueno. Seguiré visitándote. Gracias por compartir tu imaginación

13 agosto, 2006 23:45

 

Tendrás que terminar tú el trabajo.

<< Home

 


Estadísticas